La familia y amigos de una mujer que acusa a su marido de tirarla por la ventana declaran que era maltratada | Sociedad

Publicado por
En el centro el presunto agresor, el exconcejal Pedro Muñoz, a su llegada al juicio en el que está acusado por malos tratos contra su exmujer.J.Casares (EFE)

Familiares y amigos de la mujer que denunció al que entonces era su marido por arrojarla por una ventana en mayo de 2020 en la casa que compartían en Toreno (León) han asegurado este martes que sufría malos por parte de su pareja, aunque en ningún caso presenciaron las agresiones físicas que denuncia la víctima. Raquel Díaz, abogada de 46 años, sufrió diferentes lesiones por las que ha quedado tetrapléjica. En la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de León contra el supuesto agresor, el exconcejal de Ponferrada Pedro Muñoz, de 66 años, los testigos de la defensa han coincidido en que Raquel Díaz les comunicó en numerosas ocasiones que era maltratada y que se sentía menospreciada por su entonces marido. También les manifestó que quería separarse, pero que no se atrevía a hacerlo por temor a represalias.

En su declaración ayer, la víctima aseguró que los cuatro años que pasó junto a Muñoz vivió un “continuo horror” con agresiones físicas, vejaciones e insultos. Acusó a su exmarido de violarla continuamente, lo que provocó que la fiscal se interesara por conocer la razón por la que no había denunciado unos hechos de tal gravedad durante la instrucción del caso. La mujer ha explicado que, tras salir del coma, ha ido recordando paulatinamente muchas de las agresiones sufridas. La mujer ha repetido en el juicio que fue su exmarido quien la arrojó desde una ventana en su casa tras una discusión, mientras que el acusado ha insistido que se trató de una caída accidental y que la encontró en el suelo ensangrentada.

Raquel Díaz a su llegada al juicio por malos tratos este lunes en la Audiencia Provincial de León.J. Casares (EFE)

El Ministerio Fiscal pide una pena de 18 años y 9 meses de prisión para el exconcejal del partido Coalición por el Bierzo, al que acusa de cinco delitos, aunque en el de intento de homicidio aplica la atenuante de arrepentimiento, ya que el acusado llamó al 112 cuando se produjo el suceso y colocó a la víctima en posición de seguridad porque es enfermero de profesión. La Fiscalía sostiene que la mujer fue víctima de malos tratos continuados, por lo que reconoce también violencia psíquica. Además, acusa a Muñoz de un delito de injurias y de amenazas por los insultos a los que era sometida. En total, a los 12 años de prisión que se suman por el delito de intento de homicidio, se añaden tres más por la violencia habitual a la que la Fiscalía considera que estaba sometida la víctima desde el principio de la relación, y agrega otras penas menores por la violencia psíquica y amenazas.

Muñoz fue detenido el 1 de junio de 2020 por la Guardia Civil como supuesto autor de un delito de violencia machista, después de que su mujer ingresara tres días antes, en estado grave, en un hospital de León. El concejal aseguró que se trató de un accidente, pero las investigaciones desembocaron en su detención ante algunas evidencias que ponían en entredicho su versión de los hechos y apuntaban a una agresión. Ingresó en la cárcel donde permaneció hasta el 25 de mayo de 2022, cuando obtuvo la libertad a la espera de juicio.

En la segunda sesión del juicio, los testigos de la Fiscalía y de la acusación particular, además de confirmar los malos tratos, han recalcado que no les consta que tuviera problemas con el alcohol, tal y como sostuvo ayer Muñoz, que señaló que en esa adicción estaban muchos de los problemas que tenían en su relación de pareja. También ha declarado el guardés de la finca donde sucedieron los hechos, quien ha asegurado que en ningún momento Muñoz le instó a alterar el escenario ni a limpiar la sangre que había tanto en el exterior como en el interior de la vivienda. Ha explicado que su mujer se limitó a pasar la fregona en el interior de la vivienda, “solo con agua”, cuando Raquel Díaz ya había sido evacuada en una ambulancia para evitar que se secase y fuese más difícil limpiarla después.

El teléfono 016 atiende a las víctimas de violencia machista, a sus familias y a su entorno las 24 horas del día, todos los días del año, en 53 idiomas diferentes. El número no queda registrado en la factura telefónica, pero hay que borrar la llamada del dispositivo. También se puede contactar a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y por WhatsApp en el número 600 000 016. Los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10. Si es una situación de emergencia, se puede llamar al 112 o a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062). Y en caso de no poder llamar, se puede recurrir a la aplicación ALERTCOPS, desde la que se envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización.

Nueva Salud