EZP2DMBUWFEONFPIISGQTNLEIE.jpg

Cabezo de La Joya: La justicia anula el proyecto urbanístico que iba a levantarse sobre la gran necrópolis tartésica de Huelva | Cultura

Publicado por

El Cabezo de La Joya, en Huelva, que cobija una de las necrópolis de la civilización tartésica más importantes de Occidente, no será la base sobre la que se construya un complejo urbanístico con cuatro torres de hasta 15 pisos impulsado por el Ayuntamiento de la ciudad. Así lo ha determinado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que ha declarado nulo el acuerdo del pleno del Consistorio onubense del año 2020 en el que se modificó el plan municipal para permitir esa edificación. Los jueces dan la razón a Huelva Te Mira, una plataforma ciudadana que desde entonces ha luchado por paralizar el proyecto ―que también fue denunciado por la Unesco, y otras entidades académicas y científicas―, priorizando no solo el valor arqueológico del enclave, sino también el medioambiental, geológico, cultural, social y paisajístico, sobre el interés urbanístico.

“El cabezo de La Joya no solo tiene el valor arqueológico, que más tarde examinaremos, sino también medioambiental por haber sido y seguir siendo, con el resto, un elemento significativo en la configuración del hábitat humano y paisajístico de la ciudad de Huelva, su rasgo fisiográfico más representativo”, señala el fallo del TSJA, contra el que cabe recurso. “Este es un triunfo de la ciudadanía, el tribunal ha coincidido con lo que veníamos denunciando todos estos años y con los informes de la comunidad científica”, señala Alicia de Navascués, portavoz de la plataforma Huelva Te Mira, que se constituyó en asociación precisamente para poder interponer recursos contra este proyecto urbanístico.

La sala reprueba que la modificación del plan municipal careciera de evaluación ambiental previa —”consideramos que la omisión constituye causa de nulidad del acuerdo impugnado”, dice la sentencia― y también considera que el Ayuntamiento ha infringido la ley de Patrimonio Histórico Andaluz, en cuyo catálogo está inscrito el cabezo desde 2001. Los jueces recuerdan que el cabezo de La Joya es un Bien de Interés Cultural y que también está incluido en el Inventario Andaluz de Georrecursos. “El informe de protección del patrimonio histórico reconoce el valor natural, histórico, geológico, territorial y ambiental del cabezo”, dice el fallo. “Siendo así, no puede ser indiferente que se proyecten hasta tres plantas bajo rasante o 13 de altura más ático y 111,5 viviendas por hectárea […] Los edificios proyectados crean un efecto pantalla que oculta gran parte del cabezo. En todo caso se pierde la visión del conjunto y uniforme”, precisa a continuación.

Los jueces también llaman la atención sobre el hecho de que la edificación impediría seguir investigando y sacando a la luz “toda la riqueza arqueológica del cabezo”. “La investigación y conservación del patrimonio arqueológico ha de preceder a cualquier desarrollo urbanístico, y no al revés como aquí se ha hecho”, se asegura en el fallo, en el que se advierte de que el planteamiento del Ayuntamiento sobre el proyecto de construcción “no garantiza la protección de dicho patrimonio, ni siquiera el conocimiento completo de su alcance”.

Comparativa del estado actual y de la previsión urbanística sobre el cabezo de La Joya, en Huelva.Icomos

Bajo el cabezo de La Joya yace una de las necrópolis tartésicas más importantes del mundo, levantada entre los siglos VIII y VI antes de Cristo. Las primeras excavaciones empezaron a realizarse en la década de los sesenta del pasado siglo y en ellas afloraron piezas de incalculable valor arqueológico, como ajuares de oro y plata, joyas, vasijas o un carro fúnebre con tapacubos con cabeza de felinos tirados por dos caballos, además de decenas de tumbas que se extienden por toda la loma que forma el cabezo. Porque los cabezos de Huelva constituyen el epicentro a partir del que la ciudad primigenia empezó a extenderse. Su terreno elevado proporcionaba además una atalaya perfecta para resguardarse de fenómenos naturales y para defenderla de piratas y ortos invasores.

Todos estos elementos han sido tenidos en cuenta por el tribunal, que resalta que “las características del cabezo de La Joya son incompatibles con su desarrollo urbanístico porque no garantizan la protección y la conservación de su patrimonio arqueológico, medioambiental, histórico y paisajístico”.

El tribunal también desmonta el argumento del Consistorio sobre la necesidad de edificar para satisfacer las necesidades de vivienda de los vecinos. “Ni consta que el municipio carezca de suelo para atender a la necesidad de la población ni que precisamente deba hacerlo sobre uno con las características tan específicas como las que reúne el cabezo de La Joya, necesitadas de especial protección”, dictaminan los magistrados.

David contra Goliath

De Navascués espera que la sentencia del TSJA ponga un punto y final a una tropelía urbanística que ponía en jaque uno de los referentes más importantes del patrimonio arqueológico de Huelva, tanto por su significación historiográfica como por su valor científico. “Aun así, cabe la posibilidad de que el Ayuntamiento recurra, pero lo que esperamos es que analice el fondo del asunto y se ponga a trabajar en conciencia”, señala la portavoz de Huelva Te Mira. Fuentes municipales han explicado a este diario que de momento la sentencia no les ha sido notificada y que, por tanto, no pueden hacer una valoración ni confirmar si van a recurrir.

Queda pendiente de resolución por el mismo tribunal otro recurso similar interpuesto por Ecologistas en Acción. Ambas organizaciones, junto con otras entidades de la sociedad civil, han hecho un frente común contra este proyecto urbanístico que el Ayuntamiento aprobó en noviembre de 2020. Este verano, cuando el caso estaba visto para sentencia, un juez de instrucción paralizó el inicio de las obras, que ya tenían la licencia del Consistorio. En su fallo, el magistrado advertía del “riesgo para las personas y para el yacimiento” y la “posible destrucción irreversible de parte del mismo”.

En este camino para paralizar este proyecto se han sumado informes en contra por parte del Icomos (el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios dependiente de la Unesco), el Defensor del Pueblo Andaluz, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; las sociedades españolas de Geología y Paleontología, los Colegios de Arqueología de Sevilla y Huelva o el Instituto Geológico Minero. En ellos se alertaba del riesgo irreversible que las cuatro torres de pisos podían suponer para el patrimonio histórico, cultural y natural onubense y de nuestro país. El TSJA se ha alineado con esas tesis y ha puesto en valor la perseverancia de la sociedad civil onubense por preservar su herencia. “Es como la historia de David contra Goliath”, resume De Navascués.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO